Opinión en Cuestión

julio 8, 2008

Sin humo, pero ¿libres?

Filed under: salud — opinionencuestion @ 4:40 pm

Por: Carnage      

  

Por fin se ha creado el consenso suficiente entre la clase política para que los espacios destinados a la convivencia pública sean libres de humo de tabaco, razones no faltan, parece que cada día es mayor la cantidad de toxinas que se descubren en el cigarrillo y sus nocivos efectos en la salud, de acuerdo hasta este punto.

 

Sin embargo, para los que convivimos todos los días en la capital del país, con tantos riesgos asociados a la vida cotidiana como son la inseguridad, la carencia de oportunidades de empleo, de servicios públicos, la corrupción que salta en cualquier espacio donde tenga cabida un funcionario público, los riesgos a la salud que implican respirar aire contaminado o beber agua con residuos que se dejan ver con toda claridad, o invertir diariamente 3 horas diarias de nuestro día tan solo en transportarnos y mil cosas más que afectan nuestra calidad de vida. Y de todo esto, ¿también los gobernantes nos van a proteger como se protege a los no fumadores?, o simplemente no atacan esos problemas porque su solución no radica en un decreto o en una votación mayoritaria.

 

Es una pena que en este tema la discusión de una legislación que nos afecta a 20 millones de mexicanos ya sea un tema concluido, donde sobra decir que no se organizo un debate público en el senado con expertos (fumadores y no fumadores), mucho menos una consulta pública. Será que estos temas le vienen excelentes a nuestros flamantes legisladores, ya que pueden asumirse como los defensores de los derechos de la gran mayoría no fumadora y de las nuevas generaciones.

 

Ante estos argumentos tan contundentes y reales es muy poco lo que se puede discutir, la batalla por la defensa del consumo de tabaco es por definición una pelea perdida, así que los fumadores nos retiramos con nuestro vicio a los santuarios de los espacios privados, sin embargo no queremos decir que el tabaquismo es bueno, la defensa debería ser por conservar espacios públicos donde pudiéramos hacer algo que está mal, pero que es legal, como lo es el consumo de alcohol, (que desde mi puntos de vista tiene efectos colaterales más devastadores).

 

¿Cuál es la justificación de no destinar un porcentaje de los espacios públicos a los fumadores, aún con una separación física?, ¿cuál es el argumento para que no existe ni un bar para fumadores donde no haya ninguna víctima no fumadora?, si lo que se pretende también es reducir el consumo de tabaco, entonces se trata de una imposición donde todos debemos hacer lo correcto para no ser mal vistos, en este caso se restringe la libertad para los fumadores.

 

Nadie alega que se permita fumar en todos lados, pero ¿Por qué no tener espacios donde la gente pueda fumar?, acaso se trata de igualarnos a los países desarrollados, si es por moda, los mexicanos tenemos varias experiencias amargas, donde colocarnos por decreto en la antesala del primer mundo nos ha generados tragos muy amargos a la hora de pagar las facturas.

 

Y mientras los legisladores y gobernantes se sienten satisfechos con esta ley que les sirve para lavarse la cara con sus gobernados y con la historia, seguiremos observando a los restauranteros y bares haciendo esfuerzos por colocar mesas en la banqueta para que los clientes hagan una sobremesa que se precie de serlo o abriendo “terrazas” que son improvisados boquetes que buscan mantener un poco más de tiempo a la gente en sus lugares.

 

Si esta ley funciona no será porque se haya “salvado” a los no fumadores del terrible destino que les esperaba, sino porque logra reducir los niveles de consumo de tabaco, estos se verá con el tiempo, esto si antes esta ley no se convierte en letra muerta. Se aceptan apuestas.

 

 

 

 

 

Anuncios

1 comentario »

  1. Octavio Rodríguez Araujo afirma que las iniciativas contra el cigarro son sólo una distracción de los problemas que realmente dañan nuestra salud:

    “Pondré un ejemplo de uno de los gases más dañinos que contiene el humo de un cigarrillo: el monóxido de carbono (CO). En el Distrito Federal hay aproximadamente 1.5 millones de fumadores y 3 millones de automóviles particulares, además de 130 mil taxis que producen (sólo estos últimos) 280 mil toneladas de contaminantes anuales. En 2004 (según el Inventario de emisiones de la Zona Metropolitana del Valle de México), los automóviles particulares producían al año 900 mil toneladas de CO, entre otras sustancias dañinas para la salud y para el ambiente.

    Lo anterior significa que cada automóvil produce casi un kilo de monóxido de carbono al día, ¿y los cigarros cuánto? Para que un fumador produjera un kilo de monóxido de carbono en un día tendría que fumar alrededor de 100 mil cigarrillos, ya que un cigarro con filtro produce aproximadamente 10 miligramos de CO. ¿Cuántos fumadores se necesitan en una habitación cerrada para producir un kilo de monóxido de carbono? ¿Dónde caben?”
    (http://www.jornada.unam.mx/2007/10/18/index.php?section=opinion&article=022a2pol)

    Comentario por El Charro Negro — julio 17, 2008 @ 11:33 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: