Opinión en Cuestión

abril 21, 2009

En origen de la representación proporcional en México

Filed under: Uncategorized — nigromante1 @ 7:14 pm
Tags:

Por: Nigromante

Primera Parte

Dieter Nohlen ha escrito que “la decisión sobre el sistema electoral […] obedece […] en primera instancia a puntos de vista de las fuerzas políticas que participan en la toma de decisiones [porque] la cuestión del sistema electoral es una cuestión de poder” (Nohlen, 1993). Y México no es la excepción.

La formación del Partido Nacional Revolucionario significo el aglutinamiento de las fuerzas regionales que se dispersaron al final de periodo de Porfirio Díaz y que protagonizaron el periodo conocido como la Revolución Mexicana, al frente de estas fuerzas se encontraban los ahora mal-afamados caudillos pero que en su momento eran los “hombres fuertes”, los de la política cruda y violenta (véase el libro Memorias del cacique Gonzalo N. Santos).

En ese entonces las elecciones tenían un papel secundario y sólo servían para legitimar lo que se obtenía por las armas. Los acuerdos entre fracciones revolucionarias suplía a las leyes y el gobierno se mantenía en la medida que podía controlar al resto de las fracciones. Finalmente la victoria del grupo sonorense, encabezado por Álvaro Obregón (militar invicto) y el asesinato de otros caudillos que se podían sublevar (p.e. Francisco Villa y Emiliano Zapata) dieron paso a la formación de un gobierno relativamente estable.

Sin embargo, la muerte del recién electo presidente Álvaro Obregón puso en problemas a los hombres de la política. Plutarco Elías Calles que estaba por concluir su mandato, en su último informe (1 de septiembre de 1928), dijo que la falta de caudillos notables debía permitirnos pasar a la condición de país de un solo hombre a la de nación de instituciones y de leyes, asimismo, señalo que en el congreso se manifieste la pluralidad de ideas, porque así ha de satisfacer mejor las necesidades nacionales, cuando estén en estos escaños representadas todas las tendencias y todos los intereses legítimos del país. Pero la cosa se realizo a medias.

Queda claro que fueron dos las vertientes en el discurso: institucionalizar la transmisión del poder y que en el congreso estuviera representada la pluralidad de las fuerzas políticas del país. La primera vertiente, el tránsito de sustituir a los hombres por instituciones, implico la construcción de un Partido político, un medio moderno para la transmisión del poder, además con la característica territorial de Nacional (no regional), y finalmente Revolucionario, que será su perfil ideológico identitario.

Todos estos elementos hicieron que el partido fuera excluyente de todas aquellas fuerzas que se opusieran a la revolución confinándolas a la marginación representativa pero no política porque siguieron manifestándose con bastante fuerza porque la diversidad era basta: socialistas, sinarquistas, laboristas, etc.

El PNR logró su cometido institucional al convertirse en uno más de los tantos partidos que había en los años veintes y (según Luis Javier Garrido eran poco más de 1,000 partidos y Luis Medina Peña que había cerca de 8,000). En su organización interna reconoció la autonomía en asuntos locales de los múltiples partidos que lo habían formado (148 partidos de 28 entidades).

Si bien es cierto que el partido logró institucionalizar la transmisión del poder ejecutivo, no sin problemas de violencia electoral (1929, 1940), quedaba el poder legislativo que se encontraba fraccionado y al cual llegaban representantes de las fuerzas regionales. La disputa por las candidaturas hizo que en 1933 desaparecieran a los partidos en su interior y quedaran las estructuras intermedias del partido a cargo de las nominaciones; además la indisciplina parlamentaria se termino al imponer la no reelección (octubre, 1932).

El dominio electoral del PNR se apoyo en las alianzas regionales en un primer momento, pero en 1938 el partido incorporo en su seno a bases sociales organizadas que reconoció en su estructura como sectores (militar, campesino, obrero y popular), esto es, trato de abarcar a todos los sectores posibles de la sociedad. La unidad del partido se logró mediante cuotas de poder (reconocimiento a su fuerza política en cada distrito, lo que se conoció como “democracia funcional”) y un sistema de negociación en su seno directriz.

La presencia dominante del Partido de la Revolución Mexicana evito que las otras presencias ideológicas pudieran tener representación en las cámaras del poder legislativo y ser participes de la formulación de políticas públicas. Sin embargo, tal hegemonía estuvo maximizada por el tipo de sistema electoral por el cual se efectuaban las elecciones legislativas.

Como se sabe hay dos tipos de sistema electoral con diferentes objetivos: el de mayoría y representación proporcional. El primero genera un claro ganador pero no hay mecanismo que recolecte los votos de las otras opciones partidarias que perdieron, el segundo trata de arrojar una representación casi exacta a la que obtuvieron en sufragios.

El resultado de un sistema de mayoría relativa más un partido dominante electoralmente fue la hegemonía de un sólo partido en el poder legislativo lo que facilitaba el funcionamiento del régimen presidencial: un presidente emanado del mismo partido que tenía mayoría absoluta en las cámaras legislativas. Esto en teoría política se conoce como gobierno unificado (cosa muy diferente de un gobierno dividido y de un gobierno no unificado).

Hasta aquí el partido había logrado el primer cometido: institucionalizar la transmisión del poder y lograr la estabilidad del gobierno basado en la unidad, pero a costa de la nula representación de las demás fuerzas que existían en el país y que estaban marginadas legal y políticamente.

Continuara….

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: