Opinión en Cuestión

noviembre 4, 2009

La comunicación política en el caso del Sindicato Mexicano de Electricistas

Filed under: Uncategorized — nigromante1 @ 8:35 pm
Tags:

-Primera Parte-

LOS HECHOS

Las irregularidades en la elección interna, realizadas entre el 16 y 26 de junio de 2009, para elegir Secretario General en el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) fue el origen del conflicto que terminó con el decreto por el que desaparece el organismo paraestatal Luz y Fuerza del Centro (LyFC). El principio de fin lo inició el Secretario del Trabajo y Previsión Social, Javier Lozano Alarcón, cuando negó la toma de nota (reconocimiento) a Martín Esparza Flores bajo el argumento de haber “inconsistencias” en el proceso electoral, entre ellas, el haber más votos emitidos (12 mil 399) que votantes (8 mil 572 agremiados) y diversas listas de electores con discrepancias. Y al no haber dirigencia reconocida el gobierno retuvo las cuotas al sindicato. Producto también del proceso interno fueron las acusaciones de fraude, soborno y cohecho de Alejandro Muñoz, entonces tesorero del SME y perdedor de la elección.

Las cosas empezaron a enrarecerse cuando Martín Esparza reviró denunciando que el entonces secretario particular de Felipe Calderón, ahora diputado y presidente del PAN, César Nava, estaba detrás de la disidencia en el sindicato encabezada por Alejandro Muñoz al cual, por medio del Director de LyFC Jorge Gutiérrez Vera, le fueron entregados 60 millones de pesos. Asimismo, alegó que el objeto último de todo era la privatización de la paraestatal y como prueba de ello dio a conocer la existencia de acuerdos del gobierno con ciertos grupos para explotar la red de fibra óptica necesaria para operar el servicio de voz, imagen e internet conocido como “triple-play” (negocio que pretende Televisa y Movistar –dirigida por el ex secretario de hacienda Francisco Gil Díaz-).

Las cosas empezaron a subir de tono con la amenaza de huelga y con ello la posibilidad de bajar el switch por parte del SME, en respuesta, el Secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, los atajó aludiendo que el gobierno garantizaría la continuidad del servicio mediante la ocupación temporal de las instalaciones hasta el grado de llegar aplicar la requisa (como en los viejos tiempos del PRI).

Los intereses se movieron y los dirigentes también para pedir respaldo a favor del SME, al PRD y PT se le sumaron las organizaciones de mineros, telefonistas, de la UNAM, bachilleres, maestros, etc. Empezaron aflorar los argumentos desfavorables contra la empresa y el sindicato: problemas técnicos, operativos, financieros y administrativos. Los rumores de su desaparición eran cada vez más fuertes, pero el escepticismo era mayor: el gobierno no se atrevería.

La noche del 10 de octubre el Secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, mandó ocupar las instalaciones de la compañía de LyFC, así lo reconoció él, como medida precautoria para la ejecución del decreto publicado en edición extraordinaria del Diario Oficial de la Federación por el que extingue el organismo desconcentrado. El principal argumento, según se desprende del documento, fue la notoria ineficiencia operativa y financiera del organismo lo que ya no era conveniente para la economía nacional ni para el interés público. Algunos datos del diagnóstico (exposición de motivos del decreto) fueron:

• Que en la presente administración la transferencia de recursos a la paraestatal podría alcanzar los 300 mil millones de pesos.
• Que los costos de la empresa ($433,290 millones de pesos) casi duplican a sus ingresos por ventas ($235,738 millones de pesos), en un periodo comprendido entre 2003 a 2008.
• Que el organismo registra un pasivo laboral de 240 mil millones de pesos, de los cuales solamente 80 mil millones corresponden a trabajadores en activo y 160 mil millones al personal jubilado.
• Que las pérdidas de energía de LyFC (30.6), es superior en casi 3 veces al que presenta Comisión Federal de Electricidad (10.9).
• Que en 2008 LyFC perdió 32.5% de la energía que compra y genera para vender, que en dinero son casi 25 mil millones de pesos, lo que representa 52% de los ingresos totales por ventas del organismo.
• Que a diciembre de 2008 no atendió diversas solicitudes de prestación de servicio que, en su conjunto, representan el doble de la demanda en Acapulco.

Otros argumentos de productividad dados a conocer días después fueron:

• Que en la CFE hay 1 trabajador de distribución por cada 627 usuarios, en LyFC hay un trabajador por 291 usuarios,
• Que en CFE la relación es de 2 mil 500 megavatios-hora vendidos por cada trabajador, en LyFC es de apenas 730, que los 300 mil millones de pesos que le hubieran sido transferidos al organismo eran equiparables a la partida destinada al programa Oportunidades, 2 veces el presupuesto de la UNAM o el financiamiento de la construcción de 1.2 millones de casas
•Que en promedio los trabajadores de LyFC se jubilaban a los 50 años y recibían 3.3 veces el salario de un trabajador en activo.
• Prestaciones onerosas en el contrato colectivo de trabajo, como el incremento en el número de trabajadores que no era porque el servicio lo necesitara sino porque así lo exigía el contrato colectivo.
• Entre otros como la pérdida por robo, fallas técnicas, corrupción, ineficiencias

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: