Opinión en Cuestión

noviembre 30, 2009

La comunicación política en el caso del Sindicato Mexicano de Electricistas

Filed under: Uncategorized — nigromante1 @ 7:41 pm

Por Nigromante

Tercera Parte

LA DESMOVILIZACIÓN

Por su puesto que entre los trabajadores y líderes del sindicato la decisión presidencial generó rechazo principalmente porque perdieron sus empleos, sin embargo, les fueron ofrecidas condiciones excepcionales de liquidación, así lo anunció el Secretario del Trabajo, Javier Lozano: “20 días por año de antigüedad, una compensación adicional de 14 días de salario integrado por año de antigüedad a aquellos trabajadores de más de 15 años de trabajo; una indemnización de tres meses de salario integrado conforme a la LFT; pago de fondo de ahorro de lo acumulado en el año; el aguinaldo proporcional; las vacaciones proporcionales no devengadas y otra indemnización por año laborado de 20 días del salario integrado por cada año de antigüedad; una indemnización por extinción de la empresa de tres meses adicionales de salario integrado y una prima adicional de antigüedad de 24 días de salario mínimo por cada año de antigüedad en términos de la LFT y un impacto gradual según el pago formal a cada trabajador de 10 por ciento más para los que tienen menos de seis años de antigüedad; 20 por ciento, hasta 11 años de antigüedad; 40 por ciento hasta 21 años; 60 por ciento para quienes tengan menos de 26 años y 80 por ciento para quienes superen esos años de laborar”. En promedio recibirían hasta 33 meses de salario.

       A pesar de esas condiciones de liquidación, nada repara el perder el trabajo sólo otro trabajo, pero duele más cuando el trabajo que se pierde tenía prestaciones excepcionales como las que había para los trabajadores del Luz y Fuerza del Centro. Por ello, según anunció el Secretario de Hacienda, Agustín Carstens, el costo global de las indemnizaciones sería de 16 mil millones de pesos, aunque la cifra podría subir a 20 mil millones, de aceptarse las condiciones descritas por Lozano. A pesar de ello 20 mil millones era poco en comparación a los 300 mil millones de pesos que el gobierno les hubiera tenido que dar en la presente administración.

       Pero también esta inusitada forma de liquidación, que todos desearíamos en caso de despido, tenía como objetivo político el evitar la movilización de los trabajadores, esto es, neutralizar la base del sindicato, dividirlo. En el mismo tenor está que para quienes aceptaran la indemnización podría haber probable recontratación, pero bajo un nuevo esquema de productividad. Todo ello forma parte de una estrategia.

       En síntesis, el gobierno planeo y ejecuto una serie de medidas para evitar un posible brote de resistencia que complicara las cosas, por otro lado, el sindicato no pudo articular apoyos importantes ni crear redes de respaldo importante, sólo lo obtuvo de aquellos “profesionales” de la protesta que lo mismo aparecen en un mitin de López Obrador, que en la marcha del 68, pidiendo justicia por los muertos durante la guerra sucia o porque no se privatice la UNAM. En tanto, la fuerza del sindicato quedó evidenciada, en cuanto a la movilización del 11 de noviembre, no tuvo las repercusiones esperadas, sí fueron muchas personas, la del SME principalmente, pero hasta ahí. Este es su brazo más fuerte. La otra vertiente de la lucha, la legal, es el brazo débil (logró un amparo) y el que están a punto de amputar (no procedió el juicio de inconstitucionalidad).

      En conclusión: el gobierno implemento una estrategia de comunicación política efectiva, el mensaje no pudo ser distorsionado porque fue claro, tenía como base puntos específicos de productividad, con ello se neutralizo el discurso del sindicado (la única bandera que le queda es la de privatización) y las ofertas de liquidación fueron lo suficientemente atractivas para que cerca del 60% de los electricistas recibieran su liquidación voluntaria. Por mucho esta ha sido la primera decisión del Gobierno de Felipe Calderón que cuenta con legitimidad.

        Al SME le queda agotar los recursos jurídicos (que no le quedan muchos), lo que se ve muy difícil que ganen porque, aunque les asista la razón jurídica, las instancias judiciales superiores no gozan de suficiente independencia. Lo otro es recurrir a la movilización permanente, pero hasta cuándo resistirán los electricistas sin trabajo ni salario, cómo sostener la movilización, de dónde obtendrá los recursos (porque no son suficientes las “vaquitas” de los legisladores perredistas). O la última es la radicalización, pero eso a nadie le conviene, menos al SME que busca revertir el decreto, hacerlo le daría un buen pretexto al gobierno para reprimirlo y el gobierno federal ha demostrado no tener escrúpulos en hacerlo.

        A los partidos de izquierda les conviene respaldar al SME principalmente porque les pueden significar hacerse de base social que tanta falta les hace; en tanto el PRI guardo silencio y sólo dijo estaría atento para que no se preste a malos manejos la utilización de la fibra óptica; el PAN por obligación tiene que respaldar al Presidente; finalmente, la sociedad se ha inclinado a favor de la decisión del Presidente Calderón.

 Al parecer este asunto ya dio de sí.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: